Conociendo a Kokoro

kokoro
Elisa Marín Amor (actriz y bailarina, licenciada en Derecho, 37 años, de Cádiz pero reside en Madrid) vende broches, diademas, tocados, horquillas, anillos, bolsos y monigotes de trapo fabricados con fieltro, tul, organza, telas, lazos, botones, cuentas, etc. bajo el nombre de Kokoro.

Kokoro significa corazón en japonés, pero en un sentido muy amplio, tanto que también implica pensamiento, alma, emoción… es, digamos el lugar donde discurren tanto pensamientos (racionales) como emociones (irracionales), un concepto que a Elisa le pareció maravilloso e ideal para designar la propia esencia de algo y para dar nombre a su marca handmade.

tocado de kokoro

Kokoro nació de esos pequeños detalles que a veces Elisa confeccionaba para ella misma o para alguien cercano. Y, un poco de forma casual, hace poco más de un año llegó a su cabecita la dulce presencia de Lolita Glamour y así nació la estrella de Kokoro: una chica japoñola (japonesa+española) con mucho glamour. Después vino todo lo demás. Una compañera de teatro le preguntaba cómo no se dedicaba al tema de vestuario teatral, ya que asesoraba a menudo sobre estos temas y se implicaba en la creación de complementos y vestuario para personajes. Y así comenzó Kokoro a dar sus pequeños pasos.

El precio de los complementos de Kokoro oscila entre los 6 y los 18 euros (más 3 euros de gastos de envío), y podéis comprar cualquiera de ellos a través de su escaparate online en Artesanum, su tienda online, MyCraftycloset y su blog.

Aunque si queréis alguna de sus creaciones también podéis participar en el concurso que ha organizado Kokoro en su blog con motivo de su primer aniversario en la blogosfera.

Podéis seguir todas sus novedades a través de galería de fotografías en Flickr y en Facebook.

diademas de kokoro